Autor Tema: Proyecto Balanza dinamica  (Leído 268 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado danielits

  • PIC10
  • *
  • Mensajes: 2
Proyecto Balanza dinamica
« en: 04 de Julio de 2020, 09:50:42 »
buenos dias spy estudiante de ITS Uruguay y estoy en vias de comenzar el proyecto de fin de curso por lo que se me ocurrio hacer una balanza dinamica bien sencilla con Pic, lcd y teclado ya que en la empresa que trabajo pertenece al rubro alimenticio y no cuenta con este metodo de calidad al final de sus lineas de produccion, si bien he investigado sobre el tema necesitaria ayuda y consejos para poder comenzar he leido muchos items en este foro pero es demaciada informacion para ordenar por eso pido ayuda.

desde ya muchas gracias.,

Desconectado Robert76

  • PIC18
  • ****
  • Mensajes: 325
Re:Proyecto Balanza dinamica
« Respuesta #1 en: 04 de Julio de 2020, 13:36:28 »
Hola, pero cuál sería tu duda de forma explícita!
Para encarar un proyecto debes establecer que debe de realizar y con qué se cuenta para lograrlo.
El resto de lo que surja serán inconvenientes y/o planteamientos de mejoras en curso.

Desconectado milagro4

  • PIC10
  • *
  • Mensajes: 18
    • psicotips
Re:Proyecto Balanza dinamica
« Respuesta #2 en: 16 de Octubre de 2020, 12:36:32 »
debes tener claro:

.Finalidad y objetivos:
Las finalidades de un proyecto suelen estar relacionadas con aspiraciones a gran escala, como por ejemplo el posicionamiento de la marca o metas de rendimiento concretas. Comparados con éstas, los objetivos son pasos intermedios o acciones inmediatas que contribuyen a alcanzar las finalidades. Una finalidad puede estar respalda por varios proyectos, cada uno de los cuales tiene objetivos específicos.

2. Destinatarios:
Todos los proyectos tienen un receptor o beneficiario. Esta categoría se emplea sobre todo en el terreno del marketing, donde señala directamente al público objetivo para el que las empresas elaboran sus productos o servicios. A veces el curso de los proyectos suele estar dado por las condiciones que fijan sus receptores.

3. Producto o servicio:
Es el elemento central del proyecto. En él se debe condensar todo el trabajo previo de análisis conceptual, diseño, producción y estudio de mercados. Sin embargo, no debe confundirse con el resultado final del proyecto, que es de carácter general. El producto, por el contrario, es sólo un medio para alcanzar los objetivos.

4. Actividades:
Todo proyecto tiene unas actividades, las cuales suelen subdividirse en fases o etapas intermedias. Dichas fases son más o menos complejas según del alcance del proyecto. A la hora de definir las tareas, lo más recomendable es hacerlo siguiendo un orden lógico y realista que garantice la evolución del proceso. Además, hay que tener en cuenta que no todas las tareas tienen la misma importancia, por lo cual se hace necesaria una labor previa de jerarquización de las mismas.

5. Calendario:
Asimismo, es recomendable definir unas fechas y unos plazos para el desarrollo de cada tarea. Un calendario no es necesariamente una camisa de fuerza; es, sobre todo, una guía de acción. Por tanto, debe diseñarse con flexibilidad.

6. Recursos disponibles:
Son de dos tipos: humanos y materiales. En ambos sentidos, es necesario precisarlos de la mejor manera y, a la vez, determinar en qué momento del proceso deben emplearse. Esta estimación requiere, además, de un margen de acción que permita la introducción de eventuales recursos que no estén previstos.

7. Presupuesto:
Tiene que ver con la financiación de proyecto. Pero no sólo en términos generales; si es preciso, el cálculo debe incluir el coste de cada etapa y los gastos adicionales en los que pueda incurrir el grupo de trabajo durante la ejecución de sus tareas.

8. Resultados:
Un proyecto debe especificar, además, la manera en que se expresarán sus resultados. Generalmente, éstos se miden en función de si el proceso ha cumplido con los objetivos que se trazaron al inicio. Sin embargo, como la redacción de un proyecto se lleva a cabo antes de conocer los resultados del mismo, en último término se trata de definir aquello que se quiere alcanzar. En esta tarea hay que ser preciso, realista y evitar vaguedades o escenarios demasiado abstractos.